En los últimos años, ha surgido una tendencia creciente de personas que deciden migrar desde las ciudades al campo en busca de una vida más tranquila y sostenible. Esta moda, impulsada por el deseo de escapar del ajetreo urbano y conectarse más con la naturaleza, ha llevado a muchos a reevaluar sus prioridades y optar por un estilo de vida rural. Esta migración no solo busca mejorar la calidad de vida, sino también aumentar la resiliencia personal frente a posibles crisis futuras.

Elegir un sitio rural adecuado es crucial para el desarrollo de cualquier proyecto posterior. La calidad de vida, la seguridad y la autosuficiencia en tiempos de crisis dependen de esta elección. Un sitio ideal debe ofrecer recursos naturales abundantes y una ubicación estratégica que equilibre la accesibilidad con la distancia de las grandes ciudades. Además, contar con una comunidad local solidaria puede ser invaluable en situaciones de emergencia.

Revisaremos qué características debe tener el sitio para elegirlo como potencial hogar donde poder desarrollar una vida más tranquila y sostenible, pensando en posibles escenarios catastróficos en el futuro.

¿Cómo elegir un sitio rural donde vivir?

Las características de un terreno rural para vivir y desarrollar cualquier proyecto preparacionista debe considerar al menos lo siguiente:

Suministro de agua propio

Es vital contar con una fuente de agua autónoma. Esto puede incluir acuíferos, recuperación de agua de lluvia y pozos que históricamente no se hayan secado. La cercanía a ríos o cauces de agua también es beneficiosa, proporcionando una fuente adicional de agua y potencial para proyectos de energía hidroeléctrica a pequeña escala.

Investiga si el terreno se encuentra sobre un acuífero confiable y accesible, y el régimen de lluvias en el lugar, pensando en instalar sistemas de captación de agua de lluvia, como tejados inclinados conectados a cisternas de gran capacidad. Asegúrate de que los pozos locales nunca se hayan secado, lo que indica una fuente confiable y sostenible.

Es importante conocer la reglamentación local al respecto del manejo de las aguas. En algunos lados se debe pagar por instalar un pozo, o cobran impuestos por recolectar aguas lluvia.

Distancia de los Núcleos Urbanos

Busca un terreno que esté a entre 60 y 200 kilómetros de grandes núcleos urbanos. Esto te proporcionará el equilibrio perfecto entre aislamiento y acceso a servicios esenciales como salud y educación, y mejorará la disponibilidad de comercio (por ejemplo, pensando en vender la producción de tu campo). Mantener una distancia adecuada minimizará el riesgo de ser afectado por disturbios sociales o colapsos de infraestructura urbana.

Leer  Consejos de Seguridad

Si evalúas dejar de depender de combustibles fósiles, y utilizar bicicleta o tracción animal, tal vez debas reducir esa distancia a no más de 20 kilómetros.

Topografía del terreno

Elige un terreno con algunos desniveles y zonas de ocultación naturales como arboledas o colinas, mejorando la seguridad y privacidad. Evita terrenos planos y diáfanos donde tu presencia podría ser fácilmente detectada, especialmente durante la noche. Los desniveles también permiten utilizar la gravedad para algunos proyectos de uso de agua (por ejemplo, pequeñas centrales hidroeléctricas).

Por otro lado, los cultivos a gran escala se ven mejorados por terrenos planos, por lo que sería ideal que al menos una parte del terreno lo contemple, siempre y cuando esos no sean inundables en caso de lluvias intensas.

Tipos de vecinos

Investiga el tipo de vecinos en la zona. Preferiblemente, busca comunidades resilientes que vivan del campo y practiquen la agricultura diversificada. Evita áreas dominadas por monocultivos industriales que dependen en gran medida de combustibles fósiles y maquinaria pesada.

Ganado cercano

Averigua si hay vecinos que críen ovejas, cabras u otro ganado. Estos animales pueden ser fuentes importantes de productos como leche y carne, y pueden ofrecer oportunidades para el trueque, especialmente en situaciones de crisis.

Aislamiento Moderado

Como ya mencionamos, busca un equilibrio entre aislamiento y proximidad a comunidades pequeñas. Un aislamiento total puede ser tan peligroso como vivir en un área densamente poblada. Una pequeña aldea cercana puede proporcionar relaciones útiles y apoyo en tiempos de necesidad.

Regulaciones Urbanísticas Favorables

Como también dijimos, investiga las políticas urbanísticas locales. Asegúrate de que sea factible obtener permisos para construcciones, recolección de aguas lluvia y paneles solares. También que haya flexibilidad para instalar casas móviles, casas de madera, cercas y otras infraestructuras necesarias para tu proyecto. Recuerda que las ideas y proyectos van avanzando y creciendo, y no querrás averiguar varios años después que no puedes desarrollar tal o cual idea en tu campo, porque las ordenanzas lo prohíben.

Suministro eléctrico

Examina si hay instalaciones eléctricas preexistentes en el terreno. Si no es así, considera la viabilidad legal y posibilidad técnica de instalar paneles solares o molinos de viento, o permanecer desconectado de la red nacional, utilizando métodos alternativos de generación de electricidad. Recuerda que, a pesar de que tu proyecto sea ser totalmente independiente, contar con acceso a la red puede ser conveniente. Por ejemplo, podrías vender energía eléctrica si tu producción es mayor a lo que requieres.

Seguridad

Una de las razones para migrar al campo es vivir más seguro. Así que evalúa la seguridad de la zona. Evita áreas con altas tasas de criminalidad o zonas con previsiones de grandes flujos de refugiados climáticos o políticos. Prefiere terrenos a elevados sobre el nivel del mar para mitigar los efectos del cambio climático, posibles inundaciones y mantener temperaturas más estables.

Leer  Supervivencia urbana

Dimensiones del Terreno

Para vivir de manera verdaderamente autosuficiente, necesitarás al menos entre 2000 y 5000 metros cuadrados por persona. Si quieres tener ganado más grande como caballos o vacas, necesitarás más terreno donde cultivar su alimento. Por otro lado, los veganos pueden requerir menos terreno debido a la ausencia de cría de ganado, mientras que omnívoros necesitarán más espacio para pastoreo y cultivo.

Cultivos y Climatología

Pregunta a los vecinos sobre los cultivos locales y el clima. Esta información te ayudará a planificar tu huerto y actividades agrícolas. Privilegia cultivos que puedan resistir variaciones climáticas extremas.

Leña Cercana

Asegúrate de tener acceso a bosques cercanos para cortar leña. Averigua si los ayuntamientos permiten recoger árboles caídos o cortar bajo tendidos eléctricos. Si tienes posibilidades, 3 o 4 hectáreas más de terreno te permitirán tener tu propio bosque para generar leña y madera para construcciones.

Sin embargo, evita terrenos totalmente rodeados de bosques, ya que pueden sufrir incendios y afectar tu hogar.

Caza y Fauna Local

Investiga la presencia de cotos de caza y la fauna local. Animales como conejos y jabalíes pueden ser fuentes valiosas de proteínas en tiempos de necesidad. Asegúrate de conocer y cumplir con las regulaciones locales de caza.

Red de Apoyo Comunitaria

Identifica si hay personas con intereses similares cerca, con quienes puedas colaborar y formar grupos de seguridad y apoyo mutuo. Establecer relaciones para el trueque y el intercambio de recursos es crucial para la autosuficiencia y en situaciones de emergencia.

Ubicación Geográfica

Decide si prefieres estar cerca de la costa, en zona de montañas o en planicies interiores

Estar cerca del mar, ofrece la posibilidad de recursos alimentarios, como pescado, mariscos y algas, y puedes obtener sal y agua si la desalinizas. El clima es moderado, si se compara con las montañas, con temperaturas más suaves y parejas durante el día. En el invierno, suelen tener menos heladas. Si piensas en el transporte, la costa ofrece la posibilidad de movilizarse en lanchas, botes y barcos, incluso facilitando la exportación de tus productos. También mejora el acceso al turismo, si quisieras desarrollar esa área. Sin embargo, puede haber riesgo de tsunamis, alza del nivel del mar y huracanes, los que producen inundaciones y daños significativos. Los terrenos tienden a tener mayor salinidad, afectando la fertilidad del terreno e impidiendo algunos cultivos. Por ultimo, muchas áreas costeras están densamente pobladas y urbanizadas, lo que puede generar presión sobre los recursos naturales y aumentar la contaminación.

Las planicies interiores suelen tener mejores terrenos y estar cerca de grandes ciudades, proporcionando acceso a servicios médicos, educativos y comerciales. Usualmente tienen mejor red de carreteras y ferrocarriles, lo que facilita el transporte de productos y la conexión con otros mercados. El clima mediterraneo es ideal para la agricultura, con una amplia variedad de cultivos, desde frutales y viñedos hasta hortalizas y cereales. Por la presión inmobiliaria, sectores cercanos a las ciudades tendrán mayores costos, encareciendo la vivienda y perdiendo tierras agrícolas con el paso del tiempo. Es muy probable que en unos pocos años, esos bosques y campos sean barrios urbanizados, lo que conllevará a problemas de contaminación del aire y del agua. La competencia entre la agricultura, la industria y las áreas urbanas puede llevar a la escasez de agua, especialmente durante los veranos secos.

Leer  Cómo extraer gasolina desde el estanque de un vehículo

Las zonas montañosas normalmente tienen fuentes de agua, con ríos y glaciares. Existe una gran biodiversidad de arboles y animales, ofreciendo oportunidades para la conservación y el ecoturismo. Suelen estar menos pobladas, proporcionando mayor aislamiento y seguridad ante disturbios sociales. La geografía montañosa produce diversos microclimas, permitiendo una variedad de cultivos adaptados a diferentes altitudes. Y ofrecen pastizales naturales ideales para la ganadería extensiva. Pero las zonas montañosas tienen algunos problemas, como aislamiento y difícil acceso, especialmente en invierno. No existe mucha infraestructura para el transporte, afectando la conectividad y el acceso a servicios básicos. En cuanto a los desastres naturales, en las montañas hay deslizamientos de tierra y avalanchas. Las lluvias intensas pueden inundar los valles montañosos y cortar caminos y puentes, complicando aún más la conectividad. La cercanía de volcanes activos en zonas volcánicas, puede poner en riesgo todo lo construido. En cuanto a la agricultura, el terreno montañoso puede ser inhóspito y difícil de trabajar, limitando las opciones agrícolas.

Leyes Locales y Prácticas Comunitarias

Como ya mencionamos, infórmate sobre las prácticas locales y la actitud de los vecinos y autoridades respecto a la autonomía y la autoconstrucción. Es importante conocer las ordenanzas sobre el uso de agua, energía solar, pesca, caza etc. Impuestos y contribuciones sobre el terreno pueden encarecer un lugar.

Riesgo de Incendios

Siempre selecciona áreas con bajo riesgo de incendios forestales. La prevención de incendios debe ser una prioridad al elegir un terreno. Necesitarás leña, pero evita bosques muy densos. Si vas a construir, mantén tus construcciones lejos de árboles, y cultivos, e implementa medidas de seguridad como cortafuegos y almacenamiento seguro de materiales inflamables para proteger tu propiedad.

Como puedes ver, antes de comprar un terreno donde instalar tu hogar y desarrollar tu proyecto autosustentable, debes analizar varios puntos importantes. Esos son solo algunos, y cada realidad local y personal será diferente, por lo que debes evaluar tus requerimientos antes de salir a buscar.

Por Morpheuz

Lo importante es saber un poco de todo. Y ser especialista en algo determinado. Después, basta aprender a colaborar con la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *