Republicado. Originalmente publicado 4 de abril de 2023 @ 11:02

O mejor dicho, como podemos encender un fuego sin fósforos (cerillas) o encendedores, porque igual mencionaremos algunos elementos modernos que nos pueden servir para iniciar un fuego.

Antes que nada, debemos repasar el “Triángulo del Fuego” (o Triángulo de la Combustión). Para que exista fuego deben existir tres elementos: un combustible, un comburente (o agente oxidante como el oxígeno del aire) y energía de activación que genera una alta temperatura (calor). Cuando estos componentes se combinan en proporción adecuada, el fuego se desencadena, y al revés, si atacamos uno de ellos, podemos prevenir, disminuir o eliminar el fuego.

Aire siempre tendremos, pero debemos evitar el viento que podría apagar nuestro fuego inicial, o peor, comenzar un incendio.

Por lo que nuestros intentos de encender fuego van dirigidos especialmente a los otros dos componentes del triángulo de fuego: combustible y el calor.

Iniciar un fuego sin cerillas

Combustible

Astillas pequeñas facilitan encender el fuego

Antes de pensar en encender fuego, debemos contar con una cantidad de combustible que permita que el fuego crezca y no se apague mientras conseguimos más combustible. Descartaremos en esta publicación los combustibles y acelerantes como parafina o similares, ya que la idea es poder encender un fuego con lo que tenemos a manos en la naturaleza. Para poder hacer fuego, primero debemos recolectar o tener distintos grosores de combustible:

  1. Yesca: material muy seco y delgado, del groso de hilos o pequeñas ramas. También puede ser alguna tela carbonizada o no. Otro material muy utilizado son los hongos yesqueros, un tipo de hongo que crece en los árboles, que cuando están muy secos, encienden con una chispa. También podemos desmenuzar algunos tipos de cuerdas, especialmente las derivadas de vegetales, o emplear la pelusa que sale de la secadora o lavadora.
  2. Astillas pequeñas y leña delgada: del groso de hasta un dedo meñique.
  3. Leña gruesa: grosor entre un dedo pulgar y la muñeca.
  4. Debemos evitar el uso de leña más gruesa que nuestra muñeca, que es difícil de movilizar, de encender y posteriormente de apagar, dejando muchas veces carbón y madera sin quemar. Esto recordando los puntos de la filosofía “No deje Rastro” para el cuidado de la naturaleza.
Leer  Qué es lo primero que desaparece en una emergencia global (y qué debes ir a comprar si no te has preparado)

Calor, Chispa

Cuanto tengamos nuestro combustible, es hora de conseguir el calor o la chispa. Para ellos, veremos varios métodos y cuál utilizaremos, dependerá de lo que tengamos a mano en ese momento. Por esta razón se deben conocer varias formas de encender fuego y practicarlas seguido, especialmente en condiciones adversas como lluvia, lesión de una mano, oscuridad, etc.

Fricción

Este método de iniciación de fuego se basa en frotar dos piezas de madera juntas hasta que se genere suficiente calor para encender una llama. Se necesitan dos piezas de madera: un palo largo y delgado que será el taladro, y una tabla más ancha y plana sobre la cual generaremos la brasa mediante la fricción. La tabla debe tener un pequeño agujero en el centro y una muesca en el borde.

Para iniciar el fuego, sostenga el palo en posición vertical dentro del agujero de la tabla y coloque la muesca sobre la parte superior del palo. Luego, use las manos para frotar el palo hacia adelante y hacia atrás mientras se aplica una presión hacia abajo. Continúe frotando el palo hasta que la fricción genere suficiente calor para generar una pequeña brasa para encender la yesca.

El taladro puede mejorarse mediante el uso de un arco, que le imprime mayor velocidad.

Percusión

Este método de iniciación de fuego implica emplear una piedra de sílex o un pedernal y un trozo de acero. Además, también se necesita un material inflamable como la yesca, el hongo yesquero o la corteza de abedul.

Utilizando sílex y acero, o ferrocerio y acero, al golpearlos, pueden saltar chispas. Estas deben caer sobre un nido de yesca, con el fin de generar una llama para encender posteriormente nuestro fuego.

 

Sol (Lupa)

Este método de iniciación de fuego se basa en la utilización de una lupa para concentrar la luz solar en un punto pequeño y generar suficiente calor para encender una llama. Se necesita una lupa convexa y un material inflamable como la yesca, el papel o la corteza de abedul. Obviamente, solo funcionará en un día de sol.

Efecto Joule

El paso de una corriente eléctrica por una resistencia puede generar el suficiente calor para producir una chispa. Este método se realiza con una batería de 9v y lana metálica (virutilla como se conoce en Chile, esa para fregar ollas en la cocina).

También puede hacerse con papel aluminio de gomas de mascar o chocolate, cortándolo de tal forma que quede un puente muy fino entre dos trozos. Mientras más fino, mayor la resistencia.

Arco eléctrico o Chispa por batería

Este método utiliza una batería y un trozo de acero para crear una chispa y encender la yesca. Para hacerlo, sostenga un extremo del trozo de acero en un terminal de la batería, y toque el otro extremo contra la batería mientras sostiene la yesca en la otra mano.

Método de la pólvora

Este método implica emplear pólvora y yesca. Coloque un poco de pólvora en un pequeño agujero en la yesca y luego encienda la pólvora con una chispa.

Sea el método que usemos, una vez que tengamos una pequeña brasa por los métodos anteriores, debemos pasar al paso más complicado, que es alimentar dicha braza a la yesca que tenemos preparada de antemano, con el fin de generar una llama. Esto se puede lograr aportando aire (oxígeno) mediante un soplado suave. Luego, agregue leña pequeña y gradualmente aumente el tamaño de la leña hasta que se haya establecido un fuego adecuado.

Es importante tener en cuenta que todos estos métodos requieren práctica y paciencia, y que pueden ser bastante difíciles de lograr con éxito si no se tiene experiencia previa. También es fundamental tener precaución al trabajar con fuego y asegurarse de tener un espacio seguro para encender un fuego.

Por Morpheuz

Lo importante es saber un poco de todo. Y ser especialista en algo determinado. Después, basta aprender a colaborar con la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *