Republicado. Originalmente publicado 2 de noviembre de 2021 @ 11:52

La oximetría de pulso o saturometría de oxígeno, es una variable médica que mide la saturación del oxígeno en la sangre. Este es el porcentaje de oxígeno que esta siendo transportado por la circulación sanguínea desde los pulmones al resto del organismo. Normalmente se mide con un aparato especial, llamado saturómetro u oxímetro de pulso, aunque puede realizarse un análisis directo en la sangre, método invasivo que requiere una muestra sanguínea y un laboratorio para su procesamiento, que no discutiremos ahora.

La oximetría de pulso permite medir la saturación de oxígeno latido a latido (%SpO2), y si está sobre 94-95% con aire ambiental, se considera normal. Menores saturaciones de oxígeno, o saturación normal con apoyo de oxígeno, indican distintas patologías cardíacas o respiratorias que requieren de evaluación y manejo médico. Los pacientes añosos, o con algún grado de deterioro pulmonar pueden presentar saturación de oxígeno levemente menor, entre 90% y 94%, sin motivo de preocupación.

El saturómetro permite medir no sólo la saturación de oxígeno. Al ser latido a latido, permite calcular la frecuencia cardíaca (PR, Pulse Rate en inglés) también, por lo que nos entrega dos de los parámetros vitales más importantes. Con un mejor saturómetro y un monitor más detallado, también nos permite inferir la presión arterial, al observar como la curva de pulso se aplana o aumenta, lo que nos entrega un tercer dato vital (Indice de Perfusión, o PI). El PI podría aparecer en el saturómetro como la curva mencionada, o como un valor numérico.

Su versatilidad nos permite apoyar el diagnóstico de múltiples enfermedades respiratorias y cardiacas, prevenir complicaciones, y su utilización durante el tratamiento, permite evaluar la respuesta al tratamiento de estas patologías.

Leer  Cirugía Menor

Como medir la saturación de oxígeno no invasivo

La forma más simple y sencilla es utilizando un oxímetro del pulso. Es un aparato que posee un sensor de luz que capta la cantidad de oxígeno en la sangre de las arterias y la frecuencia de los latidos del corazón. Usualmente se coloca en alguno de los dedos, aunque puede utilizarse también en la oreja.

Como podemos imaginar, puede tener errores de medición.

  • Se debe tener pulso: aunque suene gracioso, una causa de falla en detectar la saturación de oxígeno es la ausencia de pulso. El paciente está en paro cardíaco. Ojo que la hipotensión severa (de la causa que sea) puede disminuir la onda de pulso de forma que sea imposible de pesquisar la oximetría, a un nivel similar al paro cardiorrespiratorio. Esto también requiere un manejo urgente del paciente.
  • Piel fría: el frío, la hipotermia, producen vasocontricción de las extremidades, lo que disminuye el flujo sanguíneo en los dedos, dificultando que el oxímetro encuentre el pulso. Pruebe utilizar la oreja, que a veces está un poco más irrigada.
  • Temblor, calofríos: el saturómetro requiere encontrar una onda de pulso firme y clara. El temblor esencial o tipo parkinson, los calofríos o incluso el movimiento de la extremidad donde ser realiza la medición, pueden afectar el monitoreo.
  • Iluminación directa: como el monitor utiliza un sensor de luz, la iluminación directa de la zona puede dificultar medir la saturación. Lo ideal es proteger y cubrir el saturómetro de la luz solar directa (o de una lámpara o linterna potente).
  • Posición del saturómetro: debe estar en contacto con la piel. Si se mueve o se corre, no logrará medir. También tiene una latencia de algunos segundos hasta que logra encontrar el pulso y calcular la saturación, por lo que si se está moviendo o ajustando constantemente no funcionará como se debe.
  • Anemia: la anemia severa puede afectar la medición de la oximetría. En estos casos, tal vez sea necesario un análisis sanguíneo directo con una muestra de sangre.
  • Intoxicación por Monóxido de Carbono: la carboxihemoglobina es sensada como sangre oxigenada, reflejando una saturación normal, siendo que el paciente presenta falta de oxígeno. Los pacientes intoxicados con monóxido de carbono pueden verse más rojos o rosados de lo que realmente son, haciendo pensar que están bien oxigenados. Esta patología requiere análisis sanguíneos.
  • Metahemoglobinemia: similar al caso anterior, la metahemoglobinemia confunde al saturómetro, ya que tiene una absorción de la luz similar a la oxihemoglobinemia.
  • Tinturas y pigmentos: el azul de metileno absorbe la luz disminuyendo la medición de la saturación de oxígeno.
  • La interferencia de otros aparatos eléctricos es una causa rara de error en la medición. Lo más usual como mencionamos es el movimiento, el frío y la luz directa.
Leer  Agua de lluvia deja de ser segura

En resumen, el saturómetro es una pieza vital de cualquier botiquín. Existen de diversa calidad y precios, pero es importante aprender a manejarlo bien para que sirva en el diagnóstico y tratamiento de diversas patologías. Puedes encontrarlos en algunas farmacias, tiendas de insumos médicos o por internet.

Por Morpheuz

Lo importante es saber un poco de todo. Y ser especialista en algo determinado. Después, basta aprender a colaborar con la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *