Republicado. Originalmente publicado 16 de septiembre de 2021 @ 22:43

Hemos revisado que la basura orgánica de la cocina y el huerto podemos convertirla en compost, abono muy práctico para nuestro huerto. Sin embargo, esa no es la única utilidad de los desechos orgánicos. Analizaremos en general otros usos que podemos darle a nuestra basura orgánica, especialmente dirigidos hacia el tema de autosustentabilidad en condiciones de supervivencia.

Image by David Mark from Pixabay

Producción de Abono orgánico (Compostaje)

La descomposición aeróbica de los desechos orgánicos por microorganismos la tratamos en un post anterior, y lleva a producir abono natural llamado Compost. Si al sistema le incorporamos lombrices, producimos un abono más fino llamado Humus. Ambos permiten mejorar el crecimiento de tus hortalizas, sin necesidad de fertilizantes industriales comerciales. No trataremos este tema ahora porque fue ampliamente discutido en ese post.

Producción de Alcohol (Fermentación)

Image by Paulina101 from Pixabay

A través de la fermentación de azúcares que podemos obtener de frutas y vegetales de desecho, podemos conseguir etanol o metanol. El líquido fermentado deberá ser tratado mediante destilación para conseguir el alcohol que pueda ser utilizado para otros fines, como uso médico o combustible.

La destilación, que ya tratamos alguna vez en el blog, es un proceso que permite separar los componentes o sustancias de una mezcla líquida mediante el uso de la ebullición selectiva y la condensación. Podemos utilizarla para destilar agua, pero en este caso lo que nos interesa es utilizar el proceso para separar el alcohol del mosto. El alcohol tiene un punto de ebullición más bajo (78,3°C) que el agua (100°C), por lo que el truco es calentar el producto fermentado hasta 78,3ºC y condensar el vapor resultante. Esto se realiza en un aparato llamado alambique, de los cuales existen muchos tipos.

Leer  ¿De qué hemos hablado en el blog?

Biodiesel

El biodiesel es un biocombustible que se obtiene a partir de lípidos naturales como aceites vegetales o grasas animales. Estos deben ser sometidos a algunos procesos químicos, y permiten que el biodiesel se pueda utilizar como sustituto parcial o total de diesel derivado del petroleo.

Image by Lolame from Pixabay

Detalles que se deben tener cuenta al usar biodiesel:

  • el biodiésel descompone el caucho natural, por lo que es necesario sustituir las piezas de este material en algunos motores por elastómeros sintéticos, en caso de utilizar mezclas de combustible con alto contenido de biodiésel.
  • a bajas temperaturas tiende a cristalizarse, gelificarse y solidificarse. Incluso si es de sebo, a temperaturas tan altas como 16ºC. Por lo que, de usarse en invierno, debes pensar en agregarle aditivos que eviten esta solidificación con el frío. Una opción es mezclar biodiésel con diésel o queroseno.
  • no se mezcla con el agua, pero es higroscópico como el etanol, es decir absorbe el agua de la humedad atmosférica. Esta agua genera varios inconvenientes en los motores diesel:
    • El agua reduce el calor de combustión del combustible a granel. Esto significa más humo, mayores dificultades en el arranque, menor rendimiento energético.
    • El agua causa la corrosión de los componentes vitales del sistema de combustible: las bombas de combustible, bombas de inyección, líneas de combustible, etc.
    • El agua y los microbios que la acompañan atascan y estropean los filtros de papel para el combustible, lo que a su vez se traduce en un fallo prematuro de la bomba de combustible debido a la ingestión de partículas grandes.
    • El agua se congela para formar cristales de hielo cerca de 0 °C (32 °F). Estos cristales proporcionan sitios para la nucleación y aceleran la gelificación del combustible residual.
    • El agua acelera el crecimiento de las colonias de microbios, que pueden obstruir el sistema de combustible. Hay informes de usuarios de biodiésel que han calentado los depósitos de combustible para hacer frente al problema de los microbios.
    • Además, el agua puede producir picaduras en los pistones de un motor diésel.
Leer  El invernadero y cultivos de invierno

Los aceites ya usados de tu hogar pueden ser transformados en biodiesel, pero recuerda que también puedes hacerlos jabón. Aprovecha todo lo que puedas.

Producción de Biogas (Metano)

La fermentación anaeróbica (sin oxígeno) de materia orgánica (vegetal y animal, a diferencia del compost que sólo es vegetal) lleva a la producción de biogas o gas natural, una mezcla de gases con un elevado contenido de metano. Esté gas es el más sencillo de los hidrocarburos alcanos presentes en el gas natural (los otros son etano, propano y butano). Por ello, se puede consumir en los hogares para cocinar y calefaccionar. De manera industrial, el gas natural puede utilizarse en una central termoeléctrica para producción de electricidad.

La producción de biogas requiere un depósito donde generar la fermentación (el biodigestor), algunas cañerías y válvulas, y un depósito donde almacenar el biogas, usualmente una campana invertida sellada por agua. La campana debe estar libre para subir y bajar según el contenido de gas que tenga almacenado. El biodigestor tiene dos salidas, una para el gas que utilizaremos y una para los lodos y desechos que quedan luego del proceso, que sirven de abono para huertos y jardines.

Sin embargo, los biodigestores tienen algunos problemas. Generan Sulfuro de Hidrógeno (Ácido Sulfídrico), un gas de mal olor, tóxico y explosivo, por lo tanto potencialmente mortal. El Metano no es tóxico, pero si no es bien manejado, también supone riesgos de explosión. Los desechos del biodigestor deben ser extraídos cuando el proceso finaliza, lo que requiere mano de obra…para un trabajo nada agradable. Esos «lodos» posteriormente se deben secar y pueden usarse como fertilizante.

Leer  El huerto en situaciones de supervivencia

Si te interesa construir alguno de las ideas mencionadas, puedes revisar el blog, que estaremos publicando posts específicos y más detallados sobre cada uno.

Por Morpheuz

Lo importante es saber un poco de todo. Y ser especialista en algo determinado. Después, basta aprender a colaborar con la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *