Republicado. Originalmente publicado 21 de septiembre de 2020 @ 15:00

Es posible que la situación social, económica o una catástrofe haga necesario vivir en la calle, en un bosque o en las ruinas de una construcción. Vivir como un vagabundo normalmente significa contar con pocos recursos económicos, alimentación pobre, riesgos para la salud y violencia, y sufrir bastante las distintas condiciones meteorológicas. Sin embargo, son una gran fuente de conocimientos y experiencia, que todo preparacionista debe aprender y conocer, por si llegado el momento, es necesario poner en práctica este estilo de vida, donde la supervivencia es día a día.

Recomendaciones principales

Actitud

Evita el conflicto y siempre ten una actitud proactiva y ganadora. No te dejes vencer por el miedo, pánico o ansiedad por el futuro. No esperes que la ayuda ni caridad de terceros te permita sobrevivir, ya que puede haber días en que no llegue la ayuda. Al final del día, gran parte de la supervivencia se gana con una mente determinada y luchadora. No te dejes vencer. Toma cada reto o problema por resolver uno a la vez y lleva un plan a cabo. Luego pasa al siguiente problema.

Sé ingenioso

Sobrevivir en la calle requiere un gran ingenio, como veremos en varios consejos e ideas. Utilizar materiales como el cartón o el papel de periódico para mantener el calor, donde conseguir agua o comida gratis requieren cierto ingenio. Lo importante es tener la mente abierta y despierta, y saber que todo problema tiene múltiples formas de ser resuelto.

Mantén un bajo perfil

En otras palabras, conviértete en un Hombre Gris. Tratar de no llamar la atención evitará que te expulsen de algún lugar. Si utilizas alguna zona para dormir, intenta levantar tu refugio todos los días, y mantén el área limpia. Así puedes volver todos los días y rearmar tu refugio.

Tu higiene, aseo personal, pelo y barba cortos evitarán que la gente no se te acerque o te expulse de algún lugar. Podrás entrar a locales comerciales sin ser mirado por los guardias como un delincuente.

Necesidades básicas

Como siempre, cubrir las necesidades básicas es lo más importante. Refugio, vestido, agua y alimento son los principales áreas que debes proveerte todos los días. No cuentas con un hogar ni un techo a prueba del frío o la lluvia. Tampoco tendrás un refrigerador o una despensa donde almacenar alimentos. La ropa será escasa y usualmente sucia. Conseguir agua puede ser algo más fácil, pero deberás preocuparte de potabilizarla adecuadamente.

Aprende a construir un refugio

La comida y el agua son importantes en la supervivencia, pero sin un refugio, en pocas horas podrías estar muerto por hipotermia. Tendrás que moverte seguido y reconstruir tu refugio cada vez con los materiales que encuentres cerca. Por lo tanto, debes ser un experto en la construcción y equipamiento de un refugio.

Leer  Huir o refugiarse y el mito de irse a los cerros

Lo principal es separarse del suelo y tener un techo impermeable que te cubra de la intemperie. Cualquier cartón grueso, madera, alfombra y ropa gruesa permitirá evitar la pérdida de calor por contacto con el suelo. Sobre el techo, coloca bolsas de basura o algún toldo impermeable. Si puedes, aprovecha de llenar envases con agua de lluvia.

Aunque el mejor refugio siempre será una carpa. Si puedes, trata de conseguir alguna usada.

Lugares para un buen refugio son debajo de puentes, algunos pasajes cerrados e incluso edificios abandonados.

Aprende a abrigarte contra el frío

En cuanto al abrigo, lo principal es abrigarse por capas. Muchas capas delgadas son mejor que una sola capa gruesa, debido a que la protección la entrega el aire que queda atrapado entre ellas. Comienza por la capa más delgada pegada al cuerpo, luego pasa a capas más gruesas y finalmente termina con una capa impermeable. La capa final puede ser una bolsa de basura gruesa, abierta convenientemente. Mantener el agua alejada es lo principal para protegerse del frío.

Recuerda que el algodón es el peor material para el frío y el agua, por lo que es preferible usar lana o materiales sintéticos. Mantienen mejor la temperatura y se secan más rápidamente.

Si no cuentas con ropa abrigada, puedes aplicar entre las capas algún material aislante, como papel periódico arrugado, cartón, hojas y pasto seco, bolsas plásticas o incluso lana sintética (aislante) que puedes obtener en sitios de demolición.

No descuides la cabeza y las extremidades. Gran parte del calor se puede perder por la cabeza, y unas manos o pies fríos pueden lesionarse y sufrir enfermedades, además que mantenerlos calientes mejora el ánimo. Utiliza un buen gorro y guantes abrigados. En cuanto a los pies, utiliza dos o tres pares de calcetines. Utilizar una bolsa entre los calcetines evitará los zapatos húmedos por el sudor, a la vez que protegerá tus pies del agua en caso de que los zapatos no sean impermeables.

Los zapatos idealmente que sean impermeables y de caña alta, para proteger el tobillo del frío. Si son de cuero, puedes impermeabilizarlos con cera o grasa.

Viaja ligero y prepárate para moverte en cualquier minuto

Ya sea que te desalojen de donde tengas tu refugio, debas huir de la policía, o cualquier otra causa, vivir y viajar liviano, implica una ventaja por cuanto facilita el movimiento y desplazamiento. La vida nómada requiere que tengas muy poco equipaje. Basta con ropa adecuada, materiales para el refugio y algunas herramientas básicas. Los alimentos y el agua puedes conseguirlos diariamente.

Debes estar atento a las condiciones y cuando dejas de ser bienvenido en el barrio. Ojo con grupos de personas violentas que agreden y expulsan a los vagabundos desde plazas y lugares públicos. Cuando veas estas situaciones, toma tus cosas y escapa rápidamente.

Leer  Sobrevivir a un naufragio en alta mar

Un carro de supermercado, un triciclo o una mochila es todo lo que necesitarás para guardar y llevar sus pertenencias.

Conoce bien la zona donde vives

Saber donde conseguir comida o agua, donde es peligroso pasar la noche o donde conseguir trabajo por el día te ayudarán en la tarea de sobrevivir.

Alimentos y Agua

Conoce los horarios de cierre de los restaurantes o supermercados. Puedes conseguir algunos alimentos en la basura de esos. Ahora, si llegas a conocer a alguien del personal, tal vez puedas conseguir alimento en mejor estado, o por vencer, sin tener que revisar la basura.

Puedes conseguir agua prácticamente en cualquier casa o local comercial. Si alguien está regando, puedes pedírsela. Prácticamente nadie niega un vaso de agua a un extraño.

Muchas áreas verdes cuentan con llaves para el riego donde puedes conseguir agua, pero ojo que no siempre es potable. Puedes usarla para el aseo y si la potabilizas, podrías beberla.

Seguridad

Hay barrios donde no es buena idea armar tu refugio. Evita zonas donde circula mucha gente o hay grupos de jóvenes violentos. Zonas turísticas tienen horarios de funcionamiento hasta tarde, dificultando tu acampada y sueño adecuado. La idea es aprovechar a los turistas y a los restaurantes, pero vivir un poco más alejado.

Trabajo

Hay trabajos que no requieren domicilio ni conocimientos. Puedes ofrecerte para hacer jardines, trabajos de pintura de fachadas, lavado de autos, o pasear perros. Algunos restaurantes necesitan personal para ayudar lavando loza o eliminando la basura. Incluso pedir propina cuidando autos es una actividad que puedes realizar.

Si tienes espacio y un refugio algo más permanente, puedes intentar recolectar materiales reciclables y luego venderlos. Por ejemplo, latas de aluminio o papel.

Dormir es importante

Abrígate del frío, utilizando varias mantas y cartones. Si tienes un saco de dormir, introduce una manta o dos en su interior y envuélvete con ellas. Esto aumentará la efectividad del saco en varios grados. Puedes hacer algo de ejercicio para entrar en calor antes de acostarte, pero recuerda no llegar al nivel de sudar, porque eso te enfriará posteriormente.

Recuerda que el suelo es por donde más frío se pierde. Coloca cartones, hojas o ropa para separarte unos centímetros del suelo. Incluso si consigues poliestireno expandido (aislapol, plumavit), puedes colocarlo en una bolsa y usarlo como aislante para el suelo. Será un muy buen colchón. Obviamente, un colchón viejo también es buena idea, pero su tamaño dificultará la movilidad.

Puede costar conciliar el sueño. Cualquier ruido o gente extraña te despertará. Por lo que el lugar del refugio es muy importante que sea bien elegido. Lejos de las miradas de transeúntes, transporte, luces, etc. Evita lugares que puedan inundarse de agua mientras duermes. Si hace mucho frío, un refugio bien armado será importante, protegido bajo techo o pegado a alguna construcción. Si es posible y tienes leña, puedes encender algún fuego.

Cocina

Lo más sencillo es utilizar leña. Para evitar incendios, humo visible y utilizar mucha madera, es preferible construir una cocinilla pequeña con tarros u otros materiales. Si no cuentas con leña, puedes intentar hacer una cocinilla con aceite, el cual puedes conseguir en algunos restaurantes.

Leer  Supervivencia Urbana o Rural: Elegir donde vivir

Si puedes permitírtelo, mantén una pequeña despensa de alimentos no perecibles que no requieran refrigeración. No siempre podrás obtener comida fresca y deberás comer lo que tengas guardado.

Para almacenar alimentos, utiliza algún contenedor hermético. Evitará que algún animal se la coma.

Otras recomendaciones

Reutiliza

No desperdicies nada de lo que encuentres:

  • Alimento que no comas puedes dárselo a tus perros.
  • Recolecta cualquier madera que consigas. Pallets, marcos de ventanas, puertas, muebles viejos, bambú, podas de árboles. Todo sirve para el fuego.
  • Cartón: como hemos visto, prácticamente el mejor material. Sirve para refugios, abrigo y el fuego.
  • Bolsas plasticas, cortinas de baño, y plastico de burbujas (aislante) sirven para cubrir e impermeabilizar refugios y ropa.
  • Cualquier material aislante y para empacar sirve para protegerse del frío.
  • Los cordones de los zapatos sirven como cuerdas para amarrar y colgar objetos.

Perros

No ayudarán con el punto de pasar desapercibido, pero son una multiherramienta perfecta. Ayudan a mantener el calor, sirven de alarma y de defensa ante agresores. Siempre mantén un grupo de ellos a tu alrededor y serán tu mejor ayuda. Incluso pueden servir como transporte de equipo si es una raza grande. Recuerda que deberás conseguirles alimento también, lo que puede ser complicado. En el peor de los casos, y si la situación es muy complicada, pueden servir de alimento.

Dos son mejor que uno

Si es posible, consigue un compañero/a. Sobrevivir de a dos es más fácil, y si es de a tres o cuatro, mejor aún. Aunque tiene el mismo problema que andar con perros: será más difícil pasar desapercibido.

La higiene es importante

Mantener el aseo y la limpieza previene enfermedades. El lavado de manos y de dientes evitará patologías gastrointestinales y potenciales caries y sus complicaciones. Andar limpio y oler bien permitirá que el resto de la población no te mire con desconfianza, e incluso estén dispuestos a ayudarte más. Por último, la sensación de estar limpio (luego de una ducha reparadora) mejora la moral y el ánimo.

Puedes conseguir duchas a muy bajo precio en algunos centros comunitarios, iglesias, o estaciones de servicio (Copec por ejemplo en Chile, cuenta con una red de duchas para camioneros).

Evita cualquier conflicto

Involucrarse en un conflicto en las calles, significa una posible agresión y lesiones, incluso la muerte. No queremos estar lesionados en la calle, porque dificulta la supervivencia. Siempre será mejor el diálogo, ceder o huir.

¿Se te ocurre alguna otra recomendación? Comparte nuestra publicación si te parece interesante.

Por Morpheuz

Lo importante es saber un poco de todo. Y ser especialista en algo determinado. Después, basta aprender a colaborar con la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *